Calendario

     Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

VALPARAISO: GOBIERNO CENTRAL CESA ARBITRARIAMENTE A CURADORA DE BIBLIOTECA

Por HM - 16 de Abril, 2006, 22:17, Categoría: Noticias y Opiniones

VALPARAISO: GOBIERNO CENTRAL CESA ARBITRARIAMENTE A CURADORA DE BIBLIOTECA
 
Trascripción de nota aparecida en politicaconosur (PCS) y publicada en www.icalquinta.cl
--------------------------------------------------------------------------------------
 
 Por: Sandra Horn
 
 
NOTA DE PCS: Aunque bastante "local", difundimos esta información por la tendencia que pueda sugerir.
 
 
Con pena, indignación e impotencia, me entero hoy que la gran Curadora de la Biblioteca Santiago Severín de Valparaíso, doña Yolanda Soto Vergara, después de 29 años de labor abnegada a cargo de esta Biblioteca, ha sido cesada de su cargo, sin explicaciones ni reconocimiento o compensación humana alguna.
 
Entre los logros de doña Yolanda Soto, hay que decir que ha llevado la literatura a los cerros, ha digitalizado la biblioteca, ha abierto sus puertas a toda iniciativa cultural, ya sea para organizar ciclos de cine o para reuniones de ciudadanos, niños, adolescentes. Cada vez que los ciudadanos hemos necesitado un espacio para debatir ideas de nuestra ciudad, ella puso las salas de la Biblioteca a nuestra disposición.
 
Ésta primera decisión de la jefatura de Estado sin causa conocida- a través de la nueva directora de la DIBAM nos causa una gran desazón por su arbitrariedad, puesto que sólo demuestra la falta de compromiso y total ignorancia que el poder central tiene de los valores de la ciudad de Valparaíso.
 
Exijo que esta decisión se revoque y se investigue a fondo el porqué de tal atropello a una profesional que lo ha dado todo por esta ciudad.
 
 
NOTA DEL EDITOR
 
Agrego a esta nota, que la señora Yolanda Soto, en la larga noche de la dictadura, siempre mantuvo las puertas abiertas de la biblioteca Severín para que las distintas organizaciones sociales y culturales de base, -de las muchas existentes aquí en el puerto-, nos expresáramos sin ninguna clase de censura.
 
Esto último es un mérito a destacar, pues bien sabido es lo peligroso que era hacer cultura en aquel periodo, lo que implicaba incluso, el riesgo de nuestras propias seguridades personales, y por cierto, con mayor razón aún, el de la propia Sra. Yolanda Soto, que valientemente nunca se negó a dar cabida a nuestra  inquietudes intelectuales, sociales y culturales en tan difíciles circunstancias.
 
Ojalá hubiera una protesta generalizada de todas aquellas organizaciones que supimos de la generosidad de la Sra. Yolanda. Pero, como estamos en Chile, - país en donde se han enseñoreado la comodidad y la falta de solidaridad - difícil es esperar una reacción de tal naturaleza. Sería como pedir peras al olmo.
 
Como sabemos, la Sra. Yolanda ha sido una funcionaria de carrera y como tal merecía la más alta consideración y respeto y no ser víctima de la voracidad y sed de poder de aquellos que investidos de los más altos cargos, no trepidan en desconocer los méritos personales de aquellos que, -como la señora Yolanda-, han dignificado la función pública, y por cierto, en lo que más  interesa al caso, ha dignificado el quehacer cultural en la región, acogiendo en la biblioteca Severín las actividades de los organismos sociales y culturales de base.
 
Una vez más, desde el poder central, se ignora y se demuestra que no les interesa tomar en cuenta las particularidades propias que le son intrínsecas a la regiones. En este orden se ha soslayado la trayectoria impecable de una funcionaria ejemplar comprometida con la cultura de Valparaíso. Me atrevo a pensar que en una decisión tal, han pesado más las ambiciones de los cuoteos políticos, antes que el reconocimiento del valor de aquellas personas que han hecho un aporte innegable al fomento de la cultura aquí en Valparaíso, como lo es el caso de la persona que da motivo a esta nota.
 
Extraña el silencio de las autoridades regionales sobre el hecho, pues todos ellos saben, y así lo han reconocido públicamente, el valor y privilegio que significaba haber tenido a la Sra. Yolanda a la cabeza de la biblioteca Severín, por su constante desvelo por colaborar con las distintas manifestaciones culturales que se originan en la región.
 
Bueno, pero en fin, parece ser que en ocasiones como éstas más vale callar para mantener los cargos, antes que abrir la boca para reclamar respecto de un gran desacierto y de una tamaña injusticia.
 
 
HERNÁN MONTECINOS
Editor Web cultural
www.icalquinta.cl